logo ministerio de sanidad logo ingesa

Enlaces

Intranet

Día Mundial Del Sida #TransmiteRespeto. Campaña Día Mundial Del Sida. Besar, Comprender, Amar, Disfrutar, Tocar, Convivir No Transmite el VIH

Actualidad

 

El director territorial del INGESA, Jesús Lopera, avisa que, a pesar de los buenos datos, no se puede bajar la guardia ya que Ceuta sigue en riesgo alto

El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria en Ceuta (INGESA), a través de su director territorial, Jesús Lopera Flores,  quiere destacar que los datos epidemiológicos a día de hoy en Ceuta son buenos y llevan al optimismo, pero “debemos seguir en alerta y mantener las medidas decretadas por el Gobierno de la Ciudad, ya que aún estamos en riesgo alto o muy alto”.

Lopera ha considerado que la estrategia que se ha llevado a cabo por INGESA y por la Ciudad, en la realización de test de antígenos desde el momento que han estado disponible, han posibilitado unos “resultados adecuados” que se están viendo reflejados en todos los indicadores epidemiológicos y asistenciales.

La incidencia acumulada a 14 días, principal indicador epidemiológico de la COVID-19, ha revertido su crecimiento en Ceuta y está progresando en una buena evolución, pasando del pico de 1.078 casos a 441,16 casos por 100.000 habitantes. La media nacional se sitúa en 325,50 por 100.000 habitantes. “Tenemos que seguir trabajando en esa línea para que sigan bajando los casos, si no hay nuevos brotes, y podamos alcanzar un nivel de incidencia bajo, muy bajo o cero, aunque este último se antoja muy difícil conseguirlo”, asegura el director territorial.

Además de este buen dato, Lopera ha hablado también sobre la ocupación hospitalaria COVID-19 en Ceuta, la cual, ha pasado de un pico asistencial del 38% al 14%, siendo la media nacional del 12,8%. “A día de hoy, en el Hospital Universitario de Ceuta, hay 22 pacientes, de los cuales, 4 están en la UCI. Esto equivale a un 25% de ocupación de camas UCI COVID-19 en el HUCE, siendo la media nacional del 28,64%”.

Jesús Lopera ha querido recalcar que “si seguimos con estas estrategias y continuamos haciendo todo lo necesario en relación a las medidas sanitarias, los datos seguirán siendo positivos, aunque vienen fechas difíciles y por eso tenemos que estar en alerta y cumplir con lo decretado, ya que existe riesgo alto y se podría dar el caso de que en un futuro hubiera una tercera oleada del virus”.

Ceuta es la sexta región con más pruebas diagnosticas realizadas en los últimos 7 días y se sitúa por encima de la media nacional

Ceuta es la sexta región que ha realizado más pruebas diagnósticas de Covid-19 en los últimos 7 días, con una tasa de 2.451 por cada 100.000 habitantes, siendo la media nacional de 2.086 por cada 100.000 habitantes. Dicho esto, Lopera ha recordado que “INGESA realiza pruebas pertinentes a pacientes sintomáticos y la Consejería de Sanidad de la Ciudad Autónoma de Ceuta, mediante el punto COVID, está haciendo pruebas correspondientes a contactos estrechos de pacientes positivos. Todo ello ha posibilitado que se incremente el número de pruebas diagnósticas de COVID-19 y que la tasa de positividad baje de manera progresiva. La estrategia de realizar test de antígenos, como ya he dicho antes, está siendo acertada”.

Con estos datos, la ciudad ha pasado de una tasa de positividad del 35% a una tasa del 9,48%, siendo la media nacional de 10,60%.

De este modo,  la evolución de la pandemia en Ceuta parece tomar una senda positiva, destacando una mejoría generalizada de los indicadores epidemiológicos como: incidencia acumulada (a 14 días ), ocupación hospitalaria y de UCI, el número de pacientes ingresados (general y UCI), y la tasa de positividad.

“No podemos hacer una vida normal porque no estamos en una situación normal”

El director territorial, Jesús Lopera, ha querido terminar su intervención recordando la importancia de seguir cumpliendo las medidas decretadas por el Gobierno de la Ciudad y recuerda que “en una pandemia lo fundamental es cortar la cadena de transmisión y eso se lleva a cabo mediante las medidas decretadas, por lo que no podemos hacer una vida normal porque no estamos en situación normal”.

Por último, Lopera ha asegurado que seguirán en coordinación con la Consejería de Sanidad de la Ciudad Autónoma de Ceuta para que continúen con las medidas decretadas hasta que el riesgo disminuya en la ciudad.  

El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria quiere informar sobre la realización de pruebas diagnósticas para la detección del COVID-19, que está llevando a cabo en los Centros de Salud y en el Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP).

• INGESA viene realizando desde hace varias semanas, en sus centros sanitarios y mediante cita presencial, test rápidos de antígenos a pacientes sospechosos sintomáticos para la detección rápida de COVID-19. Este procedimiento se está llevando a cabo a través de un circuito COVID-19 de entrada y de salida que cumple con todas las medidas de seguridad y que esta avalado por la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH).

Si el paciente resulta positivo por COVID-19 se le informa en el mismo momento y se les solicita a cumplir el aislamiento domiciliario. Acto seguido notificamos a su médico de cabecera y a Medicina Preventiva para el seguimiento, así como a la Consejería de Sanidad de la Ciudad Autónoma de Ceuta para la realización, en el punto COVID, de Test Antígenos a los convivientes del paciente positivo y a sus contactos estrechos.

• En la misma línea, estamos hablando de pacientes que necesitan un diagnóstico médico, porque en función de los resultados de las pruebas se les dispondrá de un tratamiento acorde a su situación. De esta manera evitamos otros contagios, rompiendo la cadena epidemiológica.

• INGESA también pide a sus pacientes, como norma general, que acudan en sus propios vehículos privados, adoptando así medidas preventivas recomendadas por el Ministerio de Sanidad.

Cuentan sus experiencias profesionales dentro del Hospital Universitario de Ceuta

Dentro del Hospital Universitario de Ceuta, hay muchas historias que contar de todas y todos esos profesionales sanitarios y no sanitarios que están en primera línea de batalla. Pero relatar todas las vivencias de esas personas sería inabarcable, pues siempre hay una historia por cada uno de nosotros. Por eso, hemos querido destacar testimonios de tres responsables de Enfermería que a día de hoy siguen en sus puestos de trabajo, garantizando la seguridad de los pacientes y de los profesionales.

Estos son los testimonios de Rosario Álvarez, supervisora de Enfermería de Hospitalización Médica (planta); Ángela Montes, supervisora de Enfermería de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), y Juan Cortés, supervisor de Enfermería de la Unidad de Urgencias Hospitalarias.

Los tres profesionales quieren agradecer a sus equipos el esfuerzo que están realizando en unos momentos tan complicados y recuerdan que, aunque sean los portavoces, todo el trabajo en estos más de ocho meses es tarea de todo el Hospital Universitario de Ceuta.

Juan Cortés, supervisor de Enfermería de la Unidad de Urgencias Hospitalarias del Hospital Universitario de Ceuta

«Estamos trabajando diariamente para que la población de Ceuta disponga de todos los recursos necesarios dentro de lo posible»

¿Cuál es el protocolo de actuación para los pacientes que llegan con síntomas de COVID-19 a urgencias?

Cuando el paciente llega a Urgencias, lo primero que hace es pasar por un cribaje a través de test para comprobar la presencia del virus. El poder realizar test de antígenos y PCR en Urgencias ha sido un gran logro, porque cuando en muchos hospitales no existían pruebas directas y se tenían que mandar al Instituto Carlos III, aquí nosotros ya teníamos una máquina PCR que adelantaba los tiempos. Ahora con los test de antígenos, que en 15 minutos te dan los resultados, hemos ganado mucho más tiempo. Aportan rapidez y fluidez a nuestro trabajo.

Una vez que es cribado en Urgencias, bien por PCR o bien por test de antígenos, al paciente se le realiza una valoración clínica y en función de su estado se deriva a la zona de observación respiratorio de Urgencias, a Hospitalización Médica o a la Unidad de Cuidados Intensivos.

¿Se han tomado medidas extraordinarias en la zona de Urgencias para casos de COVID-19?

Uno de los factores que nos han permitido tener el control en la zona de Urgencias es la modificación de las infraestructuras en el HUCE. Al principio, teníamos una previsión de 5 camas COVID-19, y hemos pasado a 10 camas más un área pre-COVID-19 de 15- 20 sillones de tratamiento adaptado, que dispone de todos los medios clínicos como monitorización y oxigenoterapia. Además, se ha reforzado el personal del área y, con todas las modificaciones, podemos acoger a muchos pacientes. Hubo un pico hace varios días y teníamos 20 pacientes en urgencias. 10 hospitalizados y otros 10 esperando el resultado de pruebas, siempre garantizando las medidas de seguridad y diferenciando los casos positivos de aquellos que están en investigación.

Estamos diariamente trabajando para que la población de Ceuta disponga de todos los recursos necesarios dentro de lo posible. Que nadie lo ponga en duda.

Urgencias es la puerta de entrada para todos los pacientes que llegan con síntomas COVID-19, ¿Se han vivido momentos duros en el servicio?

El momento duro es la situación actual, el ver el gran trabajo que hay que realizar día tras día. Nos encontramos con momentos estresantes. Los pacientes llegan de entrada a Urgencias como es lógico y hay picos asistenciales en el servicio y quieres atender a todos, pero debes priorizar según la gravedad. No podemos atender a todos los pacientes a la vez, hay enfermos que requieren mayores cuidados.

Estamos haciendo los cuidados de recepción inmediata del paciente COVID-19 y cuidados intermedios. Los primeros días de un paciente que está grave requiere de mucha atención, de muchos cuidados y tratamiento. Es decir, tienes que darles apoyo moral y estar con ellos continuamente.

¿Crees que los profesionales sanitarios del servicio de Urgencias están siendo reconocidos profesionalmente?

No hay ni una vez que yo no haya visto a un sanitario a pie de cama cuidando de un paciente. Todo el equipo de Urgencias tiene el cielo ganado. Este personal llora, sufre, a veces tiene miedo, pero siempre continúan en su puesto de trabajo dando todo por los pacientes.

Hay que reconocer que el equipo humano que tiene este hospital, y puedo hablar con conocimiento, es más que suficiente y reconocible. Desde aquí, darle las gracias al personal.

También quisiera recordar a la ciudadanía que un control de la pandemia no está en tener 20.000 y 50.000 médicos. Lo importante es controlar y cortar el contagio. ¿De qué nos vale tener recursos cuando hay personas que no cumplen con las medidas de seguridad favoreciendo el contagio con ello? En Epidemiología hay que prevenir antes de curar.

Asimismo, también puedo garantizar profesionalidad y absoluta dedicación de todo el personal hacia los pacientes. Dicho esto, pido colaboración a las personas que acuden a Urgencias.

¿Has sentido miedo en algún momento de la pandemia?

Miedo no, pero si impotencia al ver una mala evolución del paciente a pesar de todos los cuidados y tratamientos. Esta pandemia pasará factura psicológica a los profesionales.

Yo no he pasado miedo, porque quieres estar a cualquier hora del día en el puesto de trabajo. Tu vida personal la aparcas. Yo vivo para la pandemia, conectado con el personal del servicio 24 horas al día para conocer el estado de los pacientes y como se está desarrollando la jornada. Tengo personal que está haciendo terapia trabajando, que no lo está pasando bien pero que continua con su labor profesional, atendiendo a todos los pacientes que acuden al HUCE.

¿Crees que hay conciencia social por parte del ser humano en tiempos de COVID-19?

No hay que buscar culpables. Va innato en nuestra cultura mediterránea. Somos viscerales. Hasta que no nos toca no nos damos cuenta de la crueldad de esta enfermedad.

Por poner un ejemplo: sientes tristeza por esas personas que no tienen para comer, pero estás sentado en el sofá de tu casa con un plato de comida… Miramos para otro lado y no somos conscientes de nuestros mayores y de los que están a nuestro lado. Si hubiera una conciencia social fuerte, no habría necesidad de tomar medidas. Por eso pienso que el ser humano, la sociedad, tiene gran parte de responsabilidad.

Ángela Montes, supervisora de Enfermería la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario de Ceuta

“La mejor sensación es cuando un paciente sale adelante. Eso te levanta la moral«

¿Cómo se está viviendo la pandemia en la Unidad de Cuidados Intensivos?

Se vive con mucho estrés. El enfermo que entra en UCI llega en estado muy grave, por lo que es un ingreso que requiere de un enorme esfuerzo y trabajo desde el primer momento. Dentro del equipo de UCI, hay mucha ayuda y coordinación entre profesionales para evitar contagios cruzados. De hecho, no ha habido ningún contagio en UCI, por el momento.

Por cada ingreso se necesitan dos o tres horas con cada paciente, ya que requieren de tratamientos complejos y un elevado nivel de cuidados. Es un esfuerzo grandísimo por el bien del paciente.

Durante la primera oleada, todo fue mucho más pausado, pero durante esta segunda oleada está siendo durísimo. Estás a pie de cama en todo momento, y los profesionales lo vivimos con una importancia tremenda por todos los esfuerzos que realizas para que el paciente salga adelante. Del mismo modo, te llevas los problemas a tu casa y allí llamas al hospital para preguntar por el estado de los enfermos.

¿Cuál es el criterio de ingreso para pacientes COVID-19 en la Unidad de Cuidados Intensivos?

Cuando un paciente llega al Hospital con fracaso respiratorio, que no responde al tratamiento inicial en urgencias COVID, o en estado muy grave, el médico intensivista es el que lo valora y decide el ingreso en la UCI. Todo el proceso COVID en el hospital, y sus distintas áreas y servicios, está supervisado por un Servicio de Epidemiología que durante 24 horas al día trabaja para que los pacientes que llegan lo hagan en condiciones de seguridad y mediante un circuito interno seguro.

Una vez que el médico intensivista decide su ingreso en la UCI, si lo precisa, se procede a la conexión a un respirador. También hemos tenido pacientes que se encontraban en planta o en observación de urgencias tras una mala evolución y han tenido que ingresar en UCI.

¿Cuál es la capacidad ahora mismo en la UCI?

Ahora mismo tenemos 8 box de UCI COVID y 9 de UCI limpia (para pacientes no COVID). Si el número de pacientes COVID superara las 8 camas en la UCI COVID, pasaríamos a ocupar la UCI limpia. Informar también que la sala de Reanimación se ha convertido en Unidad de Cuidados Intensivos y se ha dispuesto con todos los equipos y tecnologías necesarios para que funcione como una UCI.

Respecto al número de camas, tenemos 17 camas de UCI, 5 más preparadas y equipadas, y se ha previsto también una ampliación de 15 camas más. Estaríamos hablando de 37 camas UCI, y utilizar ese número de camas en un mismo día sería un hecho catastrófico.

¿Qué personal hay hoy en día en UCI?

A día de hoy, tenemos 19 enfermeras (DUE) y 12 técnicos que trabajan en la UCI COVID, mientras que 14 enfermeras (DUE) y 12 técnicos trabajan en la UCI limpia.

Respecto a los intensivistas, son 5 en plantilla, de los que uno se encuentra de baja. A los cuatro actuales se va a incorporar una intensivista más, además de dos médicos extracomunitarios con experiencia y formación.

¿Crees que las redes sociales generan desinformación?

En primer lugar, hay que decir que esta enfermedad tiene una tasa de mortalidad muy alta pero no todos fallecen. Hablando de la Unidad de Cuidados Intensivos, existe un porcentaje de personas que consiguen el alta con esfuerzo, trabajo y tiempo.

En nuestra unidad hemos tenido enfermos de larga duración como un paciente que estuvo 50 días de ingreso y en otros casos hemos tenido ingresos que han estado conectados a un respirador una semana, como dos chicas de 30-35 años que se recuperaron en apenas siete días. En una semana mejoraron y bajaron a planta. De ahí que digamos que existe un porcentaje de personas que reciben el alta.

Genera una impotencia tremenda leer comentarios en redes sociales. Te desmoraliza porque nada es cierto. Te desvives por tu trabajo y luego lees algunos comentarios que no representan la realidad.

A mí como enfermera, como persona, me duele verlo. Solo he entrado una vez y me tuve que salir porque no aguantaba más.

Rosario Álvarez, supervisora de Enfermería de Hospitalización Médica (planta) del Hospital Universitario de Ceuta

“Me quedo con esas personas que se marchan de alta y nos agradecen el trato que hemos tenido con ellos”

¿Cómo estás viviendo la pandemia en hospitalización médica?

En la primera oleada, apenas tuvimos ingresos hospitalarios de personas con COVID-19, pero durante la segunda oleada estamos notando con bastante fuerza la presión y afectación de los pacientes. Hemos llegado a tener un máximo de 33 pacientes COVID-19 en la zona de hospitalización médica o planta.

¿Cuál es la capacidad para albergar positivos COVID-19 en planta?

Ahora mismo podemos albergar 42 pacientes COVID en planta, pero se puede ampliar a más camas, de hecho, hay 8 camas más preparadas por si fuera necesario. Tenemos 26 pacientes ingresados a día de hoy.

Una de las medidas que se ha llevado a cabo en hospitalización médica es el aislamiento de cohorte ¿En qué consiste?

Al principio de la pandemia, teníamos pacientes individuales, pero a medida que la demanda ha aumentado se ha hecho un estudio de cohorte para incluir dos pacientes en una misma habitación. Esto es un protocolo del Servicio de Medicina Preventiva, Riesgos Laborales y Salud Pública y no hay ningún problema en ello. Se realiza en todos los hospitales y uno de los factores más importantes es que se reduce la soledad de los pacientes.

¿Puede un familiar o cuidador acompañar a un enfermo COVID en hospitalización médica?

Sí. Tienes que firmar un documento en el que suscribes que te haces responsable del cumplimiento de las normas acompañamiento y ya no puedes marcharte hasta que se le dé el alta al paciente o desgraciadamente fallezca. Esto se realiza así porque no se puede hacer una rotación como si fuera un paciente no COVID. Tenemos que guardar una serie de medidas y entre ellas, los familiares o cuidadores deben colocarse un Equipo de Protección Individual (EPI), mascarillas y guantes.

En caso de fallecimiento antes del periodo de 14 días, el familiar o cuidador tiene que cumplir el confinamiento en su hogar.

Me gustaría decir que tengo habitaciones con hijos que están cuidado a sus padres y madres. Han firmado el documento para cuidar de su familiar, y se les ha entregado un equipo de protección, y se les ha proporcionado una dieta alimentaria.

¿Cuál es la situación más dura que has vivido?

La peor situación fue cuando fallecieron tres pacientes en un mismo turno. Otra situación que he vivido con mucho estrés fue la de una paciente gestante que presentaba dificultad respiratoria, pero que se está recuperando y su bebé se encuentra en perfecto estado.

Si tuvieras que quedarte con lo positivo, ¿qué sería?

Me quedo con esas personas que se marchan de alta y nos agradecen el trato que hemos tenido con ellos. Todo el trabajo que conlleva el tratar con los pacientes, los sudores de los profesionales después de estar siete o más horas trabajando y llegar a tu casa exhausto diciendo: ha valido la pena.

¿Cómo te sientes al saber que hay una mayoría de ingresos de edad avanzada en planta?

Indignada y frustrada. Tengo una mayoría de personas de edad avanzada que al presentar patologías no podían salir a la calle, y estoy indignada con las personas que no cumplen con las normas y te preguntas: si estas personas, de edad avanzada, no han podido salir a la calle por su situación clínica, ¿quién se lo ha podido transmitir?

Más Noticias

logo-bolsa-5b

noviembre 2020
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Agenda

  • No hay eventos en la agenda

modelo banner prestación farmacéutica 2